Padres, 7-eleven

Las tiendas de conveniencia 7-eleven deben su nombre al horario de apertura que tenían en sus inicios, de 7 de la mañana a 11 de la noche. Querían distinguirse de la competencia en ofrecer un amplio rango horario a sus clientes, incluidos los festivos, y qué mejor manera de publicitarlo que recogiéndolo en el nombre. Venden muchos tipos de productos para satisfacer las perentorias necesidades de sus clientes, especialmente cuando el resto de los establecimientos, sobre todo los supermercados, están ya cerrados.

En la situación de confinamiento en la que nos encontramos los padres se han convertido también en algo parecido a estos 7-eleven, no tanto de productos como de servicios, para el resto de los integrantes del hogar. Nosotros los padres nos encargamos de todo lo doméstico como comprar, cocinar, limpiar, etc., muchas veces con nula o reducida ayuda por parte de nuestros hijos. También les ayudamos en todo los que está relacionado con su formación y desarrollo, y nos convertimos en sus profesores, orientadores culturales, sexólogos, consejeros sentimentales,…, y un largo etcétera cuyo grado de profundidad y extensión dependerá naturalmente del tipo de relación que mantengamos con nuestros hijos. Con aquellos que no han llegado a la adolescencia la labor parece en principio más sencilla aunque agotadora; tenemos que entretenerlos con juegos variados hasta que caigan agotados.

En las labores domésticas, en las que doy por hecho participan los dos padres, empiezan a surgir fricciones cuando se intenta implicar a nuestros hijos. Si hemos fomentado esta participación desde que eran unos niños, el camino será mucho más fácil. Si, por lo contrario, inusualmente o nunca les hemos pedido colaborar no resultará sencillo pretender que de un día para otro estén encantados de ayudar en casa y mucho menos que tengan la iniciativa. En cualquier caso en los adolescentes es inherente un espíritu de rebeldía, producto de los cambios físicos y endocrinos que están sufriendo. Démosles el protagonismo adecuado y “refuerzos positivos” a sus acciones asumiendo todo con normalidad. Si nos armamos de paciencia empezando por conseguir su colaboración en las labores más sencillas gradualmente lograremos implicarles más en el hogar.

Caso muy diferente es cómo contribuir a la formación y desarrollo de nuestros adolescentes. Es necesario buscar un equilibrio entre ser proactivos, es decir siendo nosotros los iniciadores y potenciadores, o, por el contrario, reactivos, esperar a que surja de ellos la necesidad de acudir a nosotros. Naturalmente estamos hablando de aspectos del desarrollo muy dispares como hemos apuntado anteriormente (estudios, relaciones sociales y sentimentales, sexo, etc.) para lo cual un adecuado enfoque del momento y la forma de abordarlo requerirá sacar nuestras mejores habilidades.

Este horario intensivo de atención a nuestros adolescentes al que estamos sometidos, y, a veces, el reducido tamaño de nuestros hogares así como la falta de costumbre de permanecer juntos toda la familia, es el caldo de cultivo ideal para que surjan tensiones y roces entre los diferentes integrantes de la misma, entre los padres, estos con los hijos, entre los propios adolescentes o sencillamente todos contra todos. La norma básica para cualquier convivencia, no solamente la que nos ocupa, se resume en una palabra, “RESPETO”. Es mucho más fácil que nos arrepintamos de haber dicho algo que de lo contrario. Los padres necesitan gestionar la rabia y la frustración que les produce determinadas acciones de sus hijos para poderles exigir lo mismo a ellos; debemos ser su modelo de referencia.

Recordad siempre valorar este confinamiento como una oportunidad para disfrutar y conocer más a nuestros hijos. No sabemos con certeza cuántas semanas continuaremos en esta situación, aunque no parece descabellado que dentro de unos meses recordemos este periodo de nuestras vidas con cierta nostalgia; nuestros hijos no van a volver a tener la edad actual y quizá nunca los volvamos a tener, tanto física como emocionalmente, tan cerca.

#covid-19 #cuarentena #pautas y habitos #prevencion #proyectojovenburgos #proyectohombreburgos

#apostandoporlaspersonas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies