PÉRDIDA DE UN SER QUERIDO Y DUELO DURANTE LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Cuando se produce el fallecimiento y pérdida de un ser querido, hay distintas formas de vivir el duelo, se puede querer vivirlo en soledad, en la intimidad o a través de la búsqueda de apoyo para sentir que no se está solo. En ocasiones, es una experiencia que necesitamos compartir, en la que necesitamos y nos gusta sentirnos acompañados, sentirnos objeto de la compasión de los demás, sentir la calidez de los abrazos, ahora también limitados y buscamos la cercanía de los demás. Sentir este apoyo emocional es importante para la adecuada elaboración del proceso de duelo, aunque también juegan un papel importante las características personales y los estilos de afrontamientos propios de cada persona. El contexto en el que se dé el fallecimiento y las circunstancias del mismo influyen en la manera en la que se gestione el duelo y en este caso, ante la situación generada por el coronavirus, parece que está suponiendo un factor negativo en la elaboración emocional del duelo, por las particularidades que se están dando: no poder hacer una despedida física y decir un adiós y funerales sin apenas presencia de familiares. Puede suceder también que estas circunstancias que se están dando, hagan que la situación se viva con culpabilidad ¿podría haber hecho algo por…?, rabia/enfado ¿por qué ha tenido que suceder esto así? tristeza …esto no voy a poder superarlo, ha muerto solo, … Preguntas y revuelo de emociones son normales en esta situación, que aún no terminamos de entender ni de creer que estamos viviéndola, pero toca hacer el esfuerzo de elaborarla y emprender el camino de la aceptación. Para que ello vaya pudiendo desarrollarse de manera adecuada, algunas pautas que podrían tenerse en cuenta sería realizar un ritual de despedida no presencial, pero sí simbólico. El ritual de despedida nos permite expresar nuestros sentimientos ante la pérdida. Dicho ritual puede tener el formato que cada uno desee y que más se adecue a la manera de expresar de cada cual. Puede realizarse escribiendo una carta de despedida, realizando un dibujo, escribir un poema, realizar un rincón de despedida con algunas cosas significativas para la persona que ha fallecido, …, incluso ahora que las redes sociales nos son tan cotidianas, el realizar un muro digital donde las personas allegadas puedan ir escribiendo. La realización de dicho ritual ayuda a poner palabras, a aliviar un hito de origen cultural, pero que se ha convertido en necesario para la mayoría, como medio para poder decir un adiós, un adiós definitivo.
Sin embargo, a pesar de realizar esta despedida simbólica la parte emocional hay que ir abordándola tratando de ser un buen equilibrista emocional, como se indica en la guía para las personas que sufren una pérdida en tiempos del coronavirus, realizada
por un conjunto de profesionales especialista en duelo, a la que se puede acceder a través de la biblioteca de Sociedad Española de Cuidados Paliativos, siendo recomendada su lectura. En esta tarea de equilibrio emocional, la persona debe ir tratando de conectar y desconectar de su dolor, tristeza, enfado, …a lo largo de un camino donde estas emociones se hagan soportables y lleguen a convertirse en un sentimiento adaptativo, que encaje en nuestro repertorio emocional.
En los casos en los que la persona vaya encontrando dificultad para manejar este proceso, puede apoyarse en la ayuda profesional para ello. Los profesionales de la salud emocional están adaptando las modalidades de tratamiento y acompañamiento durante este período de confinamiento, ofreciendo sus servicios a través de diferentes modalidades telemáticas. De vital importancia es que las personas cercanas, si lo sienten así y se ven capaces para ello, ofrezcan su apoyo, dejando que la persona doliente vaya cogiendo lo que necesite, teniendo siempre presente que no deben cuestionarle sus sentimientos, sus necesidades, ni decirles cómo tienen que sentirse.
Lo importante es que, sea bien por uno mismo o con el apoyo de un profesional, el proceso de duelo vaya pudiendo elaborarse de la manera en la que cada cual necesite y quiera, y no posponerse.
#covid-19 #cuarentena   #pautas y habitos  #proyectohombreburgos
#apostandoporlaspersonas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies