PROGRAMA DE ATENCIÓN DOMICILIARIA A MUJERES CON ADICCIÓN DURANTE EL PERÍODO DE POSTPARTO

Recientemente nuestro recurso se ha planteado el reto del trabajo con mujeres con adicción en el período de postparto. De sobra es conocido que las mujeres acceden en menor medida a tratamiento, debido a diferentes condicionantes sociales, tal y como se recoge en el manual ¿Encuentran las mujeres obstáculos para acceder y mantenerse en los recursos de tratamiento de adicciones?, elaborado por el Instituto Vasco de la Mujer (2020). Las mujeres, en caso de ser partícipes ya en un proceso terapéutico por un problema de consumo de sustancias, tendrían mayor dificultad en dar continuidad al mismo, ante una situación de embarazo y el consiguiente período de postparto y crianza de un bebé. Conociendo esta problemática, se ha considerado la necesidad de acercarse a estas mujeres, para acompañarlas en este momento crítico y ayudarlas en la gestión emocional de ansiedad y miedo, que con mayor probabilidad pueda relacionarse con ideas de consumo de sustancia, al ser un hábito ya instaurado en ellas y la vivencia de culpa por no estar desarrollando con total plenitud el rol de madre demandando y la posible ausencia de felicidad, tal y como nuestra sociedad marcha, que una madre debe sentir al haber tenido un hijo. En este mismo estudio, haciendo alusión un artículo de Castaños et al. (2007) se reseña además que se ha prestado una atención mínima a estas madres como mujeres, dejando de lado sus necesidades e intereses. Se indica además la importancia de analizar y reflexionar en torno a la influencia de los estereotipos de género en su vivencia de la maternidad, del embarazo y del parto; la relación entre maternidad y adicción; el peso de ser madre en su proceso de drogadicción y de rehabilitación.

La propuesta de proyecto llega desde el Comisionado Regional para la Droga de Castilla y León. Desde Proyecto Hombre Burgos, planteamos el trabajo en red con el servicio de Obstetricia y Trabajo Social, a través de las matronas y trabajadoras sociales de los centros de salud de atención primaria, del municipio de Burgos. Serán estas profesionales las que pondrán en conocimiento nuestro servicio, ante la detección de problemas de consumo al realizar la historia clínica en sus consultas.

A partir de la detección, la información de nuestro recurso y el consentimiento de la mujer para acceder a tratamiento, la idea es que el equipo terapéutico de Proyecto Hombre, se traslade al domicilio, bajo cita concertada, facilitando así el acceso al tratamiento y trabajando a favor de la limitación de barreras de acceso a los tratamientos de adicciones, que por ser mujer y tener cargas familiares pudieran darse.

El programa se desarrolla en 4 sesiones, distribuidas en los primeros cuatro meses tras el parto, con dos objetivos generales, por un lado, la propia intervención con la madre, para el abordaje de su adicción y que influya de manera directa en una mejor salud tanto en la madre como en el bebé y por otro lado, el trabajo preventivo, tratando de prevenir con el trabajo presente, futuros problemas derivados del mantenimiento de la adicción tanto en la propia madre como en el bebé. El trabajo de estos aspectos y el planteamiento de la posibilidad de cambio en el estilo de vida que a raíz del embarazo la mujer pueda llegar a plantearse, quizá pueda servir como un factor que influya de manera positiva en la adherencia al tratamiento a largo plazo (Stocco, Llopis, DeFazio, Calafat y Mendes, 2000).

#apostandoporlaspersonas #proyectohombreburgos #mujer #adicciones